Saltar al contenido

La Ley Nacional de Alquileres significa un avance sustantivo en la discusión sobre el derecho a la vivienda, y garantiza una ampliación de  derechos para las más de 8 millones de personas que alquilan en nuestro país. 

La ley que se acaba de sancionar tiene como base un proyecto presentado por la Federación de Inquilinos Nacional votado por unanimidad en el Senado Nacional en noviembre del 2016. Desde HABITAR Argentina trabajamos fuertemente para lograr un nuevo impulso en la Cámara de Diputados, ya que el proyecto aprobado había perdido estado parlamentario. Durante los años 2018 y 2019 organizamos y participamos de  varios debates con legisladores nacionales, enviamos informes a la Secretaría de Vivienda y luchamos jurisdiccionalmente por mejorar el funcionamiento de un mercado cada vez más importante en  la cantidad de gente que alcanza.

La nueva ley propone cambios fundamentales para lograr el acceso y garantizar la permanencia en una vivienda en alquiler. Entre los aspectos más destacados, modifica la extensión de la duración mínima de contrato de 2 a 3 años, incorpora un índice oficial para regular el aumento anual del valor del alquiler (que promedia inflación y salarios), posibilita que las y los inquilinos ofrezcan más de una garantía, asegura  que las expensas extraordinarias estén a cargo de la parte locadora, y dispone que el depósito sea de un solo un mes.

La Ley también enumera cuáles son las políticas que deberá encarar el Estado, tanto desde el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, donde deberán realizarse acciones para grupos vulnerables -jubiladas/os y mujeres en situación de violencia-; como desde el Ministerio de Justicia arbitrando los posibles conflictos entre locatarias/os y locadoras/es. Por último, obliga a las y los propietarios a registrar el contrato en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), blanqueando el mercado inmobiliario de alquileres.

El déficit habitacional que atraviesa el país requiere de normas y  políticas públicas que lo enfrenten y reconozcan el derecho a acceder a un hábitat digno. Desde HABITAR Argentina celebramos que el Senado sancione normas que protejan el derecho a la vivienda de la población inquilina de nuestro país.

En el día de ayer, HABITAR Argentina sostuvo una reunión con la Ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, Arq. Maria Eugenia Bielsa, el Secretario de Hábitat, Arq. Javier Fernandez Castro, el Subsecretario de Políticas de Vivienda e Infraestructuras, CPN Daniel Roberto Gustavino, el Subsecretario de Política de Suelo y Urbanismo, Dr. Luciano Scatolini y el asesor, Dr. Agustin Territoriale.

HABITAR Argentina, con una importante participacion de organizaciones de diferentes provincias, presentó una serie de propuestas sobre los temas socio habitacionales más preocupantes en el contexto de pandemia, como así también propuestas para la salida del confinamiento.

Así, se presentaron cuestiones vinculadas a la agenda de géneros y feminismos, la problemática de los hogares inquilinxs, las inquietudes sobre el RENABAP, la importancia de poder contar con asesoramiento técnico territorial y la preocupación por la agenda campesina.

Desde el Ministerio se comprometieron a establecer canales de diálogo para poder intercambiar posturas sobre las políticas que deberán encararse en un escenario de crisis económica como el actual, y probablemente empeorado luego de la salida del confinamiento.

 

Comisión Hábitat y Géneros - HABITAR Argentina

Ante la crisis sanitaria mundial producida por la pandemia de COVID-19, el 20 de marzo del corriente se implementó en la República Argentina el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO). El mismo se enmarca en el “Plan Estratégico de Respuesta Integrada al COVID-19”. Desde el presente documento, la Comisión de Hábitat y Géneros de HABITAR Argentina busca visibilizar algunas problemáticas que atraviesan específicamente las mujeres y diversidades sexuales habitando este contexto desigual. Asimismo, queremos compartir algunas perspectivas para contribuir al desarrollo de estrategias e intervenciones de políticas públicas en claves feministas, populares y comunitarias. Esta pandemia pone en evidencia y profundiza las múltiples violencias e inequidades estructurales preexistentes. Entre las cuales reconocemos:

  • División social del trabajo según sexo/género (invisibilización de las tareas reproductivas, domésticas y de cuidados)
  • Feminización de la Pobreza
  • Violencias Patriarcales
  • Mujeres, lesbianas, travestis, personas trans y no binarxs - somos sujetxs omitidxs en la formulación de las Agendas Políticas, de Políticas Públicas, y particularmente de las Agendas habitacionales-urbanas

El presente trabajo se estructura recuperando estos ejes, en intento de realizar un análisis interseccional y multidimensional centrado desde las propias vivencias colectivas, cotidianidades, angustias y nuevos desafíos en nuestrxs territorixs: cuerpxs, casas, barrios, urbanos, rurales, virtuales y sus intersticios.

Déficit y Precarización Habitacional-Urbana. Interrupción/desarticulación de los procesos de producción y gestión del Hábitat Popular

El ASPO pone de manifiesto las críticas condiciones habitacionales al interior de los sectores populares. Muchos de los cuales, no tienen acceso a servicios básicos de saneamiento; agua potable; recolección de residuos y/o cloacas, o si lo tienen es ineficiente y discontinuo. Mantener las condiciones de aseo y de ventilación requeridas por la actual crisis, tanto en espacios públicos/comunes como en los hogares, se torna insostenible. Garantizar el agua es básico en este contexto. El crecimiento de basurales por desidia o inexistencia de los servicios de recolección, genera situaciones de extremo riesgo sanitario. Existe la preocupación sobre cuánto se agudizará la situación de vulnerabilidad de las familias cuando se acerque el invierno con condiciones climáticas más adversas.

Como ya ocurría en la pre-pandemia, la mercantilización de la vivienda y de la vida, ha llegado a dejar a muchas personas sin casa. “Para quedarse en casa hay que tenerla”. Asimismo, existen situaciones forzosas donde muchos hogares comparten una vivienda en condiciones precarias, de hacinamiento y en espacios reducidos. La feminización de la pobreza indica que son mayormente las mujeres y diversidades sexuales quienes se encuentran en estas situaciones nada favorables a la hora de habitar la crisis.

...continúa leyendo "¿Cómo habitan nuestrxs cuerpxs y otrxs territorixs el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio? Nuevos retos y desafíos."